Home
 

Links

Donaciones

 

La profe de gimnasia


Finalmente y después de casi morir por un beso en la boca de mi profesora de gimnasia, descubrí quien soy. Tenía mis dudas ya que con mis 25 años tuve ya varios novios, pero desde que con unas compañeras 
de gimnasia y mi profesora, empezamos a contar algunas sus fantasías lésbicas me dí cuenta que eso es lo que me hacía salir del mundo. Finalmente y como jugando le dije a Gabriela (mi profe) que estaba exagerando y que no era capaz de darle un beso a una de sus alumnas.

Error. Me agarró del pelo y me dió un beso en la boca que casi me hace desmayar. No podía hacer nada, me sentía como débil. Me fue haciendo agachar hasta que le empecé a pasar la lengua por el ombligo.

No, no es ese el lugar exacto. Nos fuimos a las duchas y ahi me mostró el lugar exacto. Primero te voy a mostrar en tu cuerpo cuál es el lugar preciso, dijo. Nunca me habían chupado así. Ni German, que yo creí que era un maestro, ni mi profe de análisis matemático de la facultad. Después me dijo que yo hiciera lo mismo. Que no me preocupe que ya iba a ir aprendiendo.

Siempre pensé que lo mejor que podía tener un hombre era que te hiciera sentir bien puta en la cama, que te tomara como si fueras su esclava y gozara con tu cuerpo, pero ahora me siento que soy esclava de mi profe. Lo que me pidiera estoy dispuesta a hacerlo, lo que me da un poco de miedo, si fuera para que me haga suya como el otro día. Me parece que me fuí un poco de largo, pero espero que me entiendan.

Les pido que me cuenten sus experiencias, ya que es lo que me ayudó a decidirme a partir de charlas en el gimnasio.


Webmaster   <>   Calista
 
©  Dale en el ARCO Juana™  Todos los derechos reservados