Home
 

Links

Donaciones

 
 
En Nuestras Propias Manos consejos prácticos
Mujeres al abordaje del placer sexual

 
Como no tengo el poder para detener las barbaries que ocurren en contra de nosotras en el mundo, hago una propuesta para nuestro espacio personal, que es mi modo de seguir luchando por un mundo más cálido para las mujeres.

Las mujeres tenemos que buscar la manera de sentirnos bien con el hecho de ser mujeres, menos presas de talibanes mentales que nos ponen al margen del placer.

Nuestro cuerpo, nuestro tesoro, nos puede dar muchas satisfacciones, pero debemos conocerlo, con calma, para que suelte todos sus secretos. Las mujeres en general, poco conocemos nuestro cuerpo; desde niñas fuimos adoctrinadas, des-informadas y desconectadas de las capacidades placenteras de nuestros cuerpos. Bajo la idea de que "una niña debe ser buena", vamos recibiendo por todos lados claves que apresan nuestra corporalidad y nos llenan de candados y tabúes. Qué mujer no oyó de niña esa frase "¡Siéntate bien y cierra las piernas, te van a ver los calzones!". Como si lo peor que nos pudiera ocurrir es que alguien nos vea en ropa interior.

Las razones de por qué a las mujeres que tenemos un tesoro de placer en nuestro cuerpo, para disfrutar solas o en compañía, se nos ha prohibido hacerlo, se pierden en los albores de la historia escrita por hombres y de la "moral" dictada por ellos.

El placer sexual es un derecho que nos han querido arrebatar desde el puritanismo pseudo científico y el histórico cultural, que determinaron que nuestros deseos no existen.

Pero es tiempo de derrumbar esas falsas teorías.

Todo nuestro cuerpo es capaz de placer, podemos disfrutar tocando nuestra piel, nuestros pechos, sentirnos bien si es que algo nos gusta, y gozar con el placer de ser quienes somos, mujeres sexuadas y placenteras y recordar siempre que las mujeres tenemos un órgano que nos hace especialmente sensibles al placer: EL CLITORIS.

Ya sé que una invitación a disfrutar de la sexualidad, cuando hemos crecido tapándola de mil maneras, es como una invitación a un banquete para alguien anoréxico, pero si lo que estoy diciendo de alguna manera despierta sentimientos contradictorios, de disfrute y enojo, tal vez estos párrafos sean de ayuda.

Por lo pronto habla con tus amigas, sobre el ORGASMO, si lo logran y lo disfrutan, siempre, a veces, solas, con el galán o una noviecita, cuando leen un libro romántico, cuando ven una película de pasión o si es una palabra nueva en su vocabulario.

Bueno, si hay alguien que no sabe lo que es un orgasmo, hay que hablar de ello, pues describir lo que se siente ayuda mucho a ver las telarañas que nos han puesto en la cabeza los diferentes círculos de poder de nuestra civilización, desde la familia, la escuela, la pareja, la iglesia, el sistema de salud y la sociedad en general.

Lo primero, si es que estás dispuesta a probar lo que es relajarte y gozar, es darte permiso.

Haz un espacio en tus horarios de trabajo, una cita a solas contigo misma, y no permitas que nadie te interrumpa. Ponle nombre y apellido a un día cercano, y busca qué te podría hacer sentir dispuesta a tener un encuentro contigo y el placer.

¿Te gustan las películas con "escenas de cama?". Alquila una y disponte a verla, comiendo unos chocolates, ya sea en tu cama, en un sofá, después de un baño calientito, relajante. Ponte crema -una suave, no de esas para las arrugas sino de las para bebé- en todas las partes del cuerpo que tengas ganas, no olvides los pies y las piernas, crema abundante en el pecho y entre las piernas.

¿Lista? Ya estás sola contigo misma, tu compañera de siempre. Pon tu mano entre tus piernas, la mano en la vulva, y los dedos tocando el clítoris. y siente el calorcito ahí. Se empezará a poner húmedo. Eso significa que estás excitada. Sigue, vas por buen camino, no saques la mano para nada, hay que reconocer qué es lo que nos gusta y el tacto es uno de nuestros sentidos más desarrollados.

Olvida las opiniones críticas sobre las condiciones socioeconómicas de la opresión de la mujer. Es el momento de permitirte creer que puedes ser la heroína de una novela o de una película. Estás aprendiendo a disfrutar con el órgano erótico por excelencia, la IMAGINACIÓN.

Cuando así te lo pida tu clítoris, tócalo suavemente. Recuerda, no es el timbre de la puerta, no es una llave a la que hay que darle vuelta, es un órgano que bien tratado te dará largas horas de placer el resto de tu vida, aún cuando estés cargada de años.

Oprime suavemente y en forma rítmica el clítoris, y deja que las sensaciones te llenen, no dejes de tocarte y ve siguiendo los deseos de estimulación que se vayan dando.

No te desanimes si de pronto un ruido a una idea diferente se te atraviesan y dejas pasar el momento; descansa un poco, retoma la lectura o la película, o ya sin ayuda exterior, déjate llevar por la imaginación.

No se trata de cosas reales sino de que te imagines cosas que nunca pasan en lo cotidiano. Desde sexo raro, aún violento, a cuentos de abuelitas; las fantasías no pueden hacerte daño. Recuerda que estás aprendiendo a imaginar y a erotisarte con una fantasía, no es la realidad. Si practicas y te relajas, podrás tener largas horas del placer solitario, deliciosos orgasmos de lo más accesibles. Cuando tengas la posibilidad de tener relaciones sexuales con alguien de tu gusto o lo que caiga, entonces puedes recurrir a tus historias imaginarias, y podrás disfrutar del orgasmo.

El orgasmo es algo que nos permitimos a nosotras mismas, nadie nos lo da, ni nos lo escamotea, así que aprender a conocer nuestro placer puede permitirnos ser tan libres en la sexualidad como nos vayamos atreviendo a ser.

La libertad sexual es algo que nadie nos puede quitar y que nos permite fortalecernos emocionalmente, acceder a nuestro propio mundo de placer, donde tenemos autonomía y determinación.

No oigamos las consejas puritanas de que la masturbación nos hace menos femeninas o que nos vuelve unas adictas al sexo, u otras tonterías. Tener actividad sexual, autónoma y placentera, no hace daño a nadie, mejora el estado de ánimo, la salud en general, la circulación, las hormonas, la vida sexual presente y futura, y nos hace mejores seres humanos.

Los embates del puritanismo nos quieren hacer creer que la sexualidad es sólo con fines de reproducción y si bien ya no creemos eso, todavía no nos atrevemos a tener actividad sexual sólo por placer.

p>Es tiempo de hacer más el amor y menos la guerra.


Revista Electrónica Labia Nº 9
Webmaster   <>   Calista
 
©  Dale en el ARCO Juana™  Todos los derechos reservados